Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
Isla de la Tortuga
"Aquí las capas son sayos/ y los toros bravos, bueyes./ Aquí todos somos reyes/ y todos somos vasallos".
27 de Marzo, 2009 · General

Por un plato de lentejas (1): Planteamiento del problema


Los niños crecieron. Esaú llegó a ser un hombre del campo y muy buen cazador; Jacob, por el contrario, era un hombre tranquilo, y le agradaba quedarse en el campamento. Isaac quería más a Esaú, porque le gustaba comer de lo que él cazaba, pero Rebeca prefería a Jacob.
Un día en que Jacob estaba cocinando, Esaú regresó muy cansado del campo y le dijo:
- Por favor, dame un poco de ese guiso rojo que tienes ahí, porque me muero de hambre.
(Por eso a Esaú también se le conoce como Edom.)
- Primero dame a cambio tus derechos de hijo mayor- contestó Jacob.
Entonces Esaú dijo:
- Como puedes ver, me estoy muriendo de hambre, de manera que los derechos de hijo mayor no me sirven de nada.
- Júramelo ahora mismo -insistió Jacob.
Esaú se lo juró, y así cedió a Jacob sus derechos de hijo mayor. Entonces Jacob le dio a Esaú pan y guiso de lentejas. Cuando Esaú terminó de comer y beber, se levantó y se fue, sin dar ninguna importancia a sus derechos de hijo mayor.

Génesis 25. 27-34

El objetivo de este trabajo es analizar de qué manera puede una transacción aparentemente libre y pacífica ser, en realidad, violenta y extorsiva. Para ello recurriré a un método que no sé bien si definir como casuístico o económico. Recurriré a unexperimento mental o "modelo", sólo que, en este caso, el modelo será el de una leyenda bíblica. ¿No le ocurre a usted, amigo lector, que tanto frente a los mitos y leyendas como a las fábulas y los cuentos de hadas, tiene la impresión de que el malo no es tan malo o, por lo menos, de que el bueno no es tan bueno? ¿No es cierto acaso que, cuando la hormiga le dice a la cigarra que siga cantando y divirtiéndose bajo la nieve pero que no la invitará a comer la reacción espontánea es “¡ajá, así que era una hormiga tacaña y mala!” (1)? También los mitos del Antiguo Testamento están llenos de preferencias y privilegios que -por lo menos a nosotros, lectores contemporáneos- se nos antojan arbitrarios e injustos. Abel frente a Caín, aunque entendemos la antipatía de un pueblo de pastores por la agricultura; Isaac contra Ismael, abandonado con su madre en el desierto (Abraham parece un marido pusilánime dominado por los caprichos de su señora); por último, Jacob (también llamado Israel y que, más adelante, establecerá, también, diferencias injustas y odiosas entre sus propios hijos) y Esaú (también llamado Edom).

La interpretación habitual

La historia de cómo Esaú vendió su primogenitura por un plato de lentejas suele ser interpretada en un sentido negativo para el cazador melenudo y rojo, hijo mayor y más querido de Isaac (del cual, sin embargo, hay que decir que, aunque tiene en el relato una clara preferencia por Esaú, no le confiere al mismo otros privilegios fuera de los que la propia tradición asignaba al mayorazgo). Se dice que Esaú despreció los bienes espirituales que tal primogenitura implicaba (el ejercicio del sacerdocio, según parece) por un beneficio material momentáneo y efímero y que, por lo tanto, se mostró indigno de tales bienes espirituales. Esta interpretación ha calado tanto que, en el habla popular, se suele decir, ante cualquier caso de corrupción o soborno, que el corrupto vendió su honor, su conciencia o que, incluso, se vendió a sí mismo “por un plato de lentejas”. Poco importa que el monto del soborno alcance para que el personaje en cuestión pueda nadar en lentejas y otras legumbres hasta el fin de sus días. La expresión ha pasado a significar la pérdida de algo intangible pero de un gran valor moral o espiritual a cambio de una recompensa material.

Una interpretación alternativa

Creo, sin embargo, que este mito puede ser objeto de una interpretación alternativa en la cual no es Esaú, precisamente, el malo de la película. Creo que este mito puede representar la sustitución de la reciprocidad por el mercado como mecanismo principal  de intercambio y que, también, ejemplifica los intercambios abusivos que pueden y suelen ocurrir dentro del mercado (aunque es verdad que no se dan siempre o necesariamente). Me explico.

Esaú es un cazador. En una sociedad pequeña y primitiva, como el campamento, cuando un cazador regresa de cazar comparte lo obtenido con todos los demás, sin regateo ni transacción alguna. En todo caso, pueden existir ciertas normas de buenas maneras que establezcan que los más ancianos y respetados reciban primero su parte. Eso es todo. El cazador comparte por que sabe que los demás, llegado el caso, compartirán del mismo modo con él. Podemos suponer, pues, que lo habitual para Esaú era compartir lo cazado con los demás y que Jacob, en más de una ocasión, se habrá llenado la panza disfrutando de las presas de su hermano.

Pero he aquí que, un día, Esaú retorna con las manos vacías. Este detalle puede ser la representación simbólica del recuerdo de una decadencia de la caza como actividad económica importante y como suministro habitual de proteínas, decadencia causada, tal vez, por cambios climáticos y medioambientales o por los excesos de la propia actividad cinegética (2). En el campamento, se encuentra con que Jacob está cocinando lentejas -comida que Esaú, por lo visto, desconoce ya que la llama “ese guiso rojo”- y apela a la norma consuetudinaria de la reciprocidad. Pero se encuentra con que la reciprocidad ha pasado de moda. En forma similar al Rip Van Winkle de la hermosa leyenda norteamericana narrada por Washington Irving o al pescador japonés Urashima Tarō, salió por la mañana de un mundo y,  por la tarde, volvió a otro muy distinto.

Se encuentra con que Jacob valora muy poco el “saber que puede contar con su hermano” si mañana se encontrase en una situación similar. Jacob quiere algo más, algo que Esaú tiene y que jamás cedería salvo en una situación de emergencia -que es, precisamente, en la que se encuentra. Esaú dice que se está muriendo de hambre y podemos inferir que no habla en sentido figurado, (como cuando decimos que nos estamos “muriendo de aburrimiento”). Tal vez no esté a punto de morir de inanición pero sí se encuentra, por lo menos, muy debilitado y desesperado, tanto que no le quedan fuerzas ni siquiera para indignarse ni, mucho menos, para ponerle las lentejas de turbante al padre de las 12 tribus. La respuesta de Esaú (“como puedes ver, me estoy muriendo de hambre”) tiene como objetivo informarnos de las circunstancias que permiten a Jacob tanto proponer su negocio como cerrarlo con éxito. Sumemósle a esto que Esaú, evidentemente, da mucha importancia a su juramento y ni se le pasa por la cabeza romper el principio que convierte a un hombre de honor en esclavo de sus promesas. Difícil atribuir la misma rectitud a Jacob, quien calza, por lo menos, tantos puntos de trickster como de patriarca. Mencionemos sólo que, más adelante, no tendrá empacho en engañar a su padre agonizante para robar las bendiciones a su hermano. “¡Con razón lo llamaron Jacob! -exclamará en aquella ocasión Esaú- ¡Ya van dos veces que me hace trampa!” (3)

El mito puede representar, también, el principio de la reciprocidad negativa. Éste es el principio ético que reprueba una conducta al interior del grupo al que se pertenece pero que la aprueba e, incluso, que la aplaude cuando esa conducta se aplica con miembros de otro grupo. Por ejemplo, entre los indios navajo estaba muy mal visto robar caballos pero obtener un caballo de otra tribu o, mejor aún, de los blancos, era una hazaña digna de todo encomio. Los propios hebreos la practicaban al desaprobar la usura entre ellos pero permitírsela con los gentiles. Podemos ver aún este principio aplicado en las favelas y villas miseria de nuestras grandes ciudades del Tercer Mundo, donde existen ladrones que consideran inadmisible robarle a gente del barrio. Cierto que Jacob y Esaú son hermanos y viven en el mismo campamento pero son, también, padres de pueblos distintos y, como tales, son la personificación de dichos pueblos, pueblos hermanos y vecinos pero, a la vez, separados y que, cuando no se enfrentan directamente como enemigos, por lo menos se miran con suspicacia.

Parece bastante claro que este principio lo aplican pueblos y grupos que viven en un estado de permanente beligerancia o que se sienten amenazados. Otra hipótesis explicativa es que no sólo el etnocentrismo sino también el racismo sea, en principio, algo natural y sólo superado con el desarrollo de una civilización más cosmopolita y que, por lo tanto, los miembros de otros grupos sean considerados personas de segunda y no merecedoras de respeto. Esto no importa tanto por ahora. Lo que importa es que, en la reciprocidad negativa, existe una conducta que es considerada inadmisible de aplicar con alguien a quien se tiene un mínimo de respeto y con quien se desea vivir en paz y que sólo es permisible con los enemigos, potenciales o actuales, precisamente por que son enemigos. Por lo tanto, si nuestra hipótesis está en lo cierto, deberemos concluir que los antiguos hebreos intuían que algo había de malo o incorrecto en esa transacción entre Jacob y Esaú y que sólo era aceptable, en ese caso, por el principio de “son ellos o nosotros”.

Jacob y Esaú entre nosotros

Sin embargo, este tipo de transacciones no es, en modo alguno, algo raro en nuestro mundo y en nuestra economía de mercado. Y no sólo no es raro sino que no siempre es considerado incorrecto -todo lo contrario- y sólo algunas veces es considerado ilegal. Además, existe toda una corriente de pensamiento que considera al intercambio de Jacob y Esaú como absolutamente legítimo e irreprochable tanto desde el punto de vista moral como el económico. Esa corriente es el liberalismo.

Mi tesis es, en primer lugar, que el liberalismo falla por que, en su análisis, procede a una simplificación excesiva de la realidad y, por lo tanto, no contempla la singularidad de estos intercambios de los cuales el de Jacob y Esaú es el modelo; en segundo lugar, que esta clase de intercambios constituyen la explicación principal de los conflictos sociales y, en tercer lugar, que esta clase de intercambios son éticay jurídicamente incorrectos por que son violentos o extorsivos y, por lo tanto, no sólo son generadores del conflicto social sino que son, en sí mismos, el conflicto social.

Ésta es una tesis que, penosa y trabajosamente, he venido elaborando desde hace algunos años, ya que la Madre Naturaleza no me concedió, precisamente, la misma velocidad en el pensamiento que Mohamed Alí poseía sobre el cuadrilátero. Tesis que elaboré, primero que nada, mediante el procedimiento de la casuística y que he procurado pulir mediante reflexiones y lecturas, así como con la ayuda de las críticas recibidas -algunas honestas y otras bastante malintencionadas aunque, sin embargo, útiles. No diré que me corresponde “la gloria” de este “descubrimiento”. Creo que es algo que está presente en la literatura socialista sobre todo, aunque en forma implícita o como mencionado “al pasar”. Acaso me corresponda el mérito de una formulación explícita y clara y, por lo menos, del intento de un desarrollo minucioso y exhaustivo. Y digo “acaso” por que, con estos temas, nunca se sabe y nada tiene de raro encontrar, en algún autor recién leído por nosotros, una idea que, antes de leerlo, se nos había ocurrido en forma independiente. Desarrollar esta tesis y responder a las objeciones es lo que intentaré hacer en el transcurso de este trabajo.

(1) Esta salida pertenece a un personaje de la historieta La zorra y el cuervo.

(2)Es significativo, a este respecto, que Jacob esté cocinando lentejas -un alimento que, como todas las legumbres, tiene alto valor proteico- y también los nombres de las posteriores esposas de Jacob: Aquella a la que no amaba tanto, aunque tenía “unos ojos muy tiernos”, se llamaba Lea, que significa “gacela” y su favorita, hermana menor de Lea, “hermosa  de pies a cabeza" y madre de los dos hijos predilectos -José y Benjamín- se llamaba Raquel, que significa “oveja” (Gen. 29).


(3)Gen. 27.36.

 

Palabras claves , , , , , , , , , ,
publicado por tsekub a las 13:47 · 29 Comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (29) ·  Enviar comentario
No sabía si ponerlo en la categoría "liberalismo" o crear una categoría "antropología" pero al final lo dejé en "general" por que es más abarcativo.
publicado por Tsekub, el 27.03.2009 14:18
A mí también me encantan las lentejas. Pero con pedacitos de tocino, chorizo y tortillas de maíz tatemaditas. Acompañadas con agua de horchata o un Powerade de mandarina.

¿Liberalismo? ¿Con qué se come?
publicado por Wg, el 27.03.2009 21:23
Por unas como las de la foto a veces vendería mi alma.
publicado por Tsekub, el 28.03.2009 14:50
Mira lo que dice contra la casuística:

>>Desde finales de 1940, se ha detectado una creciente reacción en contra de un enfoque de la moralidad demasiado formal o jurídico que ha dado como resultado un acercamiento a la misma, conocido como 'ética de situación'. Según esta postura, las decisiones morales y circunstancias que las generan son únicas e irrepetibles; así pues, es imposible aplicar leyes universales o principios que las expliquen, por lo que toda casuística es eliminada.

Según eso, jamás deberías decir "los liberales están mal".
publicado por Wg, el 28.03.2009 18:18
¿Qué opinas de la "ambición proletaria"?

http://anarcofago.blogspot.com/2008/05/una-trinidad-de-cuatro-wg.html

Una casa de ricos tiene una fuga de gas. No hay tiempo que perder. Un plomero (fontanero) llega y arregla la fuga y cobra 10 mil dlls por 1/2 hora de trabajo. ¿No se está aprovechando de la necesidad de la familia rica?
publicado por Wg, el 28.03.2009 18:29
Realmente no entiendo bien la crítica a la casuística.

En el caso que dices, me parece que hay una picardía pero no de la gravedad de otras pues el perjuicio es menor. Si la familia es realmente rica, 10 mil dólares no le van a afectar demasiado.
publicado por tsekub, el 30.03.2009 15:06
Neee, está bonito el ejercicio intelectual, pero las situaciones sólo en 24 horas son miles... mmm, al final para salvarte de aceptar ser anarquismta de laissez-faire y saber que el anarco-comunitarista difuso que has querido (crear?) no se sostiene te va a llevar a ser relativista.

Además si el asunto es casuístico, cómo podemos determinar una ética universal donde hacer lo que hizo Jacob "está mal" y donde sólo un tipo de intercambio sea ético. Cómo determinas una ética y una universalidad de objetivos sociales (hablando de un sólo modelo de organización de la sociedad para todos, en primitivo comunitarismo recíproco), si este modelo de vida era sólo circunstancial a su tiempo.

¿Un relativista radical? No sé hasta para ser tonto se puede ser extremista XD

Por otra parte el asunto de Jacob con Esau es también picardía, sólo que con simbolismo. Como el punk que sale de un super sin pagar un refresco y sostiene que lo hace porque está contra el "consumismo" jajaja

Picardía con excusas "profundas" :P
publicado por Fabricio Tedel, el 31.03.2009 20:42
No entiendo un joraca de lo que dice Fabricio pero igual, no creo que valga la pena en absoluto.
publicado por Tsekub, el 01.04.2009 08:44
Un plomero nunca cobrará 10.000 dólares por una fuga de gas a un rico. Cobrará la tarifa, el desplazamiento y los materiales. Y un rico nunca pagaría 10.000 dólares a un plomero por arreglar una avería. Lo denunciaría o contrataría a un sicario.
publicado por Julián, el 01.04.2009 14:31
Pero sí intentará cobrar 30 ó 40 dlls a una ancianita por 15 minutos de trabajo. No veo dónde está la superioridad moral de la clase proletaria.
publicado por Wg, el 01.04.2009 17:55
Pues eso Tsekub visualizando tus incoherencias, luego de 10 años de pensamiento folosófico es todo lo que puedes hacer para irte contra la realidad... así te tomes 50 el resultado será malo, no puedes recrear el mundo de la nada.
publicado por Fabricio Tedel, el 04.04.2009 20:46
Trollmanía y verborragia... Te está contagiando tu presidente, así como ee otro presidente que es ídolo de tu presidente.
publicado por Tsekub, el 06.04.2009 12:23
me a gustado de todo lo que has escrito mas que nada, hasta me provoco duplicarlo en mutualismo.org
publicado por Marco Arrieta, el 20.04.2009 17:14
Se está aprobechando, sí, como yo me aprovecho cuando hay sol para ir a la playa, o como una chica se aprovecha de un despiste del violador que le amenaza con un cuchillo y huye. ¿Acaso quieres decir que aprovecharse de algo implica abuso o injusticia?

Sigues siendo un demagogo y un sofista (puede que en realidad sólo seas más idiota de lo que creía, y te tomes en serio esas confusiones del lenguaje)

El fontanero sólo deshace un poco el privilegio del rico que le mantiene en situación más penosa.

PD: En el enlace que pones nadie cobra por el capital, tarugo, se cobra por el trabajo (desplazarse a la casa y utilizar las herramientas), no sólo por tener intención de ir a la casa y por el hecho de poseer las herramientas. Por eso no cobraría ni un céntimo ningún fontanero, se moriría de hambre.
publicado por Dadaísta, el 21.04.2009 15:46
"¿Qué opinas de la "ambición proletaria"?

http://anarcofago.blogspot.com/2008/05/una-trinidad-de-cuatro-wg.html

Una casa de ricos tiene una fuga de gas. No hay tiempo que perder. Un plomero (fontanero) llega y arregla la fuga y cobra 10 mil dlls por 1/2 hora de trabajo. ¿No se está aprovechando de la necesidad de la familia rica?"

Se está aprobechando, sí, como yo me aprovecho cuando hay sol para ir a la playa, o como una chica se aprovecha de un despiste del violador que le amenaza con un cuchillo y huye. ¿Acaso quieres decir que aprovecharse de algo implica abuso o injusticia?

Sigues siendo un demagogo y un sofista (puede que en realidad sólo seas más idiota de lo que creía, y te tomes en serio esas confusiones del lenguaje)

El fontanero sólo deshace un poco el privilegio del rico que le mantiene en situación más penosa.

PD: En el enlace que pones nadie cobra por el capital, tarugo, se cobra por el trabajo (desplazarse a la casa y utilizar las herramientas), no sólo por tener intención de ir a la casa y por el hecho de poseer las herramientas. Por eso no cobraría ni un céntimo ningún fontanero, se moriría de hambre.
publicado por Dadaísta, el 21.04.2009 15:47
Vamos a procurar no insultar en este blog. Si alguien nos molesta, simplemente no le contestemos. Gracias.
publicado por Tsekub, el 23.04.2009 09:22
Tsekub, es sólo mi forma de hablar, hombre. Creía que después de tanto tiempo ya se comprendía.

Pero te entiendo de sobra y me cortaré con mis expresiones.

Un saludo.
publicado por Dadaísta, el 23.04.2009 10:42
El fontanero cobra por sus conocimientos (capital), por sus herramientas (capital), por transportarse (trabajo), por mojarse (trabajo), por el gasto de calorías (trabajo), por los clientes que no pudo atender (costo de oportunidad) y porque quiere ir al juego del Madrid del domingo.

Y también les cobra a las familias pobres. Lo más que se pueda, siempre que no le provoque desprestigio social ni sea pecado (porque no se quiere ir al infierno).

El fontanero actúa, pues, como un capitalista, o como un obrero-capitalista. Fija sus precios exactamente como lo hacen los empresarios: calculando sus costos y tratando de ganarse algo.

Haz el favor de no insultar.
publicado por Wg, el 24.04.2009 02:02
El fontanero, por definición, cobra sólo por arreglar grifos, etc; cobra por ese arreglo o esa instalación, por ese TRABAJO.

Eso es un fontanero, y eso es lo que cobra.

Un fontanero, como tal, no cobra por permitir el acceso a unos conocimientos ni a unas herramientas, no es un rentista.

Si existe abuso, no se da en condición de fontanero, si desvalija a una familia pobre es debido a otra característica.

Con el capitalista, sin embargo, y por definición, siempre estamos hablando de cobro de rentas, de cobro por permitir el acceso al capital, NO POR TRABAJO.

"Fija sus precios exactamente como lo hacen los empresarios: calculando sus costos y tratando de ganarse algo."

La diferencia está en que la ganancia se genere a costa del trabajo ajeno, el problema es cobrar un impuesto por el acceso al capital. Eso es lo que diferencia la forma en que se fijan los precios, en que se gana o sacan beneficios por trabajar de fontanero (o trabajadores en general) o por ejercer de capitalista.
publicado por Dadaísta, el 26.04.2009 12:01
"Haz el favor de no insultar."

No, tocinito de cielo, dulce de guayaba, capullito de alelí, jamás se me pasaría por la cabeza el insultarte. :-[)

¿Sigues teniendo el foro, o ya no hay ningún sitio donde podamos discutir?

Bueno, espero que haya quedado claro que un trabajador, por definición, sólo cobra por realizar un trabajo, por producir. Si abusa de otra gente no es como trabajador, la capacidad de abusar se la da la propiedad exclusiva que pueda tener sobre el capital X. Si abusa, no abusa como fontanero, panadero o agricultor, abusa como propietario capitalista.
publicado por Dadaísta, el 26.04.2009 16:12
El fontanero, por definición, cobra sólo por arreglar grifos, etc; cobra por ese arreglo o esa instalación, por ese TRABAJO.

Eso es un fontanero, y eso es lo que cobra.


Pues qué raro. Acá los fontaneros cobran por todo lo que yo dije.

el problema es cobrar un impuesto por el acceso al capital.

Otra vez qué raro. Acá la palabra "impuesto" significa otra cosa.
publicado por Wg, el 27.04.2009 02:05
"Pues qué raro. Acá los fontaneros cobran por todo lo que yo dije."

No, eso crees tú. En todos lados el fontanero cobra por producir, por trabajar; si se aprovecha por retener unos conocimientos y te cobra por ello, lo hace ya no en condición de fontanero, porque ya sabemos que las atribuciones de los fontaneros son las de arreglar grifos y demás. Su función es la de producir, exclusivamente.

"Otra vez qué raro. Acá la palabra "impuesto" significa otra cosa."

No, el impuesto es el pago obligado que se te carga sin recibir ningún servicio a cambio por parte de quien lo cobra. Y puede ser Estatal o privado.

PD: Así se ve que tus acusaciones sólo son el resultado de unas definiciones groseras, al voleo, sin nada de rigor.

Y no me has contestado a lo del foro.

PPD: Y repito, "La diferencia está en que la ganancia se genere a costa del trabajo ajeno, el problema es cobrar un impuesto por el acceso al capital. Eso es lo que diferencia la forma en que se fijan los precios, en que se gana o sacan beneficios por trabajar de fontanero (o trabajadores en general) o por ejercer de capitalista."
publicado por Dadaísta, el 27.04.2009 06:26
El foro sigue donde mismo.

Manejas las definiciones a tu conveniencia.

Los capitalistas no cobran por trabajar, sino por hacer un servicio: te proporcionan los medios de producción y te evitan tener que comprarlos tú. Además, no te obligan a aceptar ese servicio. Por tanto, no es correcto llamarlo "impuesto".

Si los fontaneros cobran sólo por el trabajo, ¿por qué entonces no cobran todos lo mismo por el mismo trabajo? ¿O por qué cobran más cuando el trabajo es urgente o es de noche? ¿O por qué cobran más cuando tienen que dejar solo su taller unas horas? Respuesta: porque todo fontanero que trabaja por su cuenta es, INEVITABLEMENTE, fontanero Y capitalista al mismo tiempo.
publicado por Wg, el 27.04.2009 18:15
"El foro sigue donde mismo."

Pues no me deja entrar, ¿sabes cómo arreglarlo?

"Manejas las definiciones a tu conveniencia."

No, fontanero es quien EJERCE DE FONTANERO -no alguien que sencillamente tenga los conocimientos, como por ejemplo un profesor de fontanería-. Ejercer, es decir trabajar: ejercer de fontanero, trabajar (arreglar grifos,etc). Si acapara capital (conocimientos, herramientas, etc.) y cobra por ello, está realizando una actividad ajena a la propia de fontanero, y cobra no en condición de fontanero.

Y del impuesto también te di la definición correcta. Tú eres quien maneja las definiciones a tu conveniencia, para defender ideas contradictorias.

"Los capitalistas no cobran por trabajar, sino por hacer un servicio: te proporcionan los medios de producción y te evitan tener que comprarlos tú. Además, no te obligan a aceptar ese servicio. Por tanto, no es correcto llamarlo "impuesto"."

Si no trabajan, ¿cómo dices luego que dan un servicio? Ofrecer un servicio es, también por definición, trabajar; si no se trabaja, no se OFRECE nada, no se genera ni produce nada. El capitalista no cobra por ofrecer ni generar nada, cobra por dejar hacer sobre un capital X, por dar permiso para usar el capital X, por ofrecer o generar nada. Así que a ese cobro por nada, por el capital, se le puede llamar impuesto (privado), porque si se quiere acceder al capital que retiene el capitalista, se está obligado a pagar sin recibir ningún trabajo a cambio.

"porque todo fontanero que trabaja por su cuenta es, INEVITABLEMENTE, fontanero Y capitalista al mismo tiempo."

Por lo pronto ya cambias de tercio, ya no son los fontaneros, ahora son los fontaneros que trabajan por su cuenta... Y lo que dices lo has de demostrar: ¿es INEVITABLEMENTE así?, ¿como si fuese una ley física, natural, matemática? Pero aun siendo así -que no lo es INEVITABLEMENTE-, se ve con total claridad que una cosa es lo que hace en función de fontanero, y otra lo que hace en función de capitalista.

Nada, William, que estás equivocado de plano.
publicado por Dadaísta, el 28.04.2009 11:21
Tienes razón. ¿Dónde firmo para pasar a las filas anarcocomunistas?
publicado por Wg, el 28.04.2009 22:04
Bien. Con que dejes de soltar rollos libertarianos por internet es suficiente, ya se te apuntaría en la lista.
publicado por Dadaísta, el 29.04.2009 10:42
Todo depende de la visión con que se vea. Viendolo desde una óptica materialista y sin sentido puede darse ese enfoque.
Mas hacer lo malo bueno y lo bueno malo es su especialidad.
publicado por Roberto, el 29.07.2011 13:29
посетите нашу церковь новое поколение в Киеве
publicado por Dmitriev, el 01.02.2012 23:20
Hola, a mi entender este pasaje nos habla de como cambiamos los placeres de esta vida por la posibilidad de una vida eterna, si bien se pueden hacer muchas comparaciones creo que esta es la mas valida, desde un punto de vista Cristiano, saludos.
publicado por Gustavo Bequer, el 19.09.2015 12:22
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Sobre mí
FOTO

Tsekub

Ciencias sociales, filosofía política, artes y letras.

» Ver perfil

Calendario
Ver mes anterior Julio 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031
Buscador
Blog   Web
Tópicos
» Anarquismo (2)
» Derecho (1)
» Economía (2)
» Educación (1)
» General (9)
» Historia (1)
» Liberalismo (3)
» Paraguay (3)
Nube de tags  [?]
Secciones
» Inicio
Enlaces
» A las barricadas
» Autonomía (fanzine)
» Caníbal
» CNT
» Contraeconomía
» El libertario (Venezuela)
» El único
» Kurupí
» Los nietos del Papa
» Los nietos del Papa (con ruido)
» Mutualismo
» Vecindad Autopsia
» Ninfa Duarte
» Jakembó
» Orden natural y espontáneo
» La Alcarria obrera
» Antorcha
» Periodismo paraguayo
» Agua, ¿oro azul?
» Rafael Uzcategui
» Sueño libertario
» Social Demencia
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad