Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
Isla de la Tortuga
"Aquí las capas son sayos/ y los toros bravos, bueyes./ Aquí todos somos reyes/ y todos somos vasallos".
25 de Junio, 2008 · Educación

¿Libertad de enseñanza o autocracia paterna?


Entre los blog que suelo visitar hay uno llamado Matar a Lois, de orientación liberal, anarcocapitalista o, como se dice con un neologismo horrible, “libertariana”. El bloguero es un joven de ingenio vivo y rápido y suele postear materiales interesantes. Uno de estos es una ponencia elaborada por una abogada española, Laura Mascaró, leída en un congreso de economía austriaca realizado este año en Santiago de Compostela, España. La ponencia se titula Educación y libertad individual. Una defensa de la no escolarización como expresión de la libertad individual y es realmente interesante. No sólo por que el tema, en sí, es interesante y por que la ponencia posee informaciones y aportes interesantes sino, también, por que la misma es una muestra de cómo la aparente defensa de la libertad individual puede camuflar un reclamo fundamentalmente autoritario, conservador en el mal sentido de la palabra (tiende a conservar lo que, precisamente, no conviene conservar) y bastante peligroso, sobre todo si llegara a generalizarse.

 

Para reforzar la impresión de que estamos ante una propuesta realmente libertaria y liberadora, el bloguero Stewie, fino estratega, pone de fondo una canción, Vuestra maldición, de la que, tal vez, sea la mejor banda de punk-rock en castellano, La polla records.

 

Acostumbráis

a los críos

a obedeceros.

Manipuláis

su educación

para conseguir

que siga esta demencia.

Los dejáis preparados

para que sigan teniendo

vuestros mismos errores.

 

Damos por sentado que Stewie se adhiere al espíritu que anima la ponencia de doña Laura Mascaró y que interpreta esta canción, por lo tanto, como una diatriba lanzada contra los profesores de escuela y contra los funcionarios que diseñan las políticas educativas. ¿No hay nadie más por allí que acostumbre a los niños a obedecer y que los deje preparados para que sigan teniendo sus mismos errores? ¿Nadie mucho más poderoso, más próximo y omnipresente? Parece que no.

 

Crítica de la escuela

 

Comienza la Dra. Mascaró su ponencia citando a Murray Rothbard. El influyente profesor norteamericano dice que la educación es un proceso que nunca termina. El influyente profesor norteamericano señala que todo individuo es único e irrepetible y que la escuela impone una enseñanza uniformizada, estandarizada, que obliga a aprender logaritmos al niño que desearía dibujar o leer novelas de aventuras y a leer novelas (que, al tornarse en “clásicos respetables y obligatorios” pierden todo su atractivo) al niño que desearía dibujar o resolver problemas de matemáticas. Muy bien, esto ya lo sabíamos. No necesitábamos a don Murray para enterarnos. “La escuela –dice Mascaró, exponiendo las tesis de Rothbard- uniformiza, en ella todos son iguales, todos estudian lo mismo al mismo ritmo. No se respetan los intereses, las aptitudes ni las necesidades particulares de cada uno. Por tanto, deduce, es obvio que la mejor instrucción es la que se da de forma individual. Y ¿quién mejor que los padres para dar esta instrucción? Porque ellos son los que mejor conocen al niño.”

 

Los supuestos “derechos” de los padres

 

En este punto me permito discrepar. Primero que nada, estoy de acuerdo con lo de instrucción individual si por ello se entiende un seguimiento individual de cada niño. No lo estoy si significa que las clases deban darse siempre en forma individual. Yo puedo inscribirme en un curso que me interesa y el hecho de que haya otros veinte sentados conmigo en el aula no menoscaba, en modo alguno, mi individualidad ni mi unicidad. Pero esto no tiene demasiada importancia. Lo mejor es lo que viene después: “¿quién mejor que los padres para dar esta instrucción? Porque ellos son los que mejor conocen al niño.” ¿Quién mejor? Pues, para empezar, alguien que vea al niño como una persona independiente, autónoma, a la que, ciertamente, hay que tutelar hasta cierto punto pero que tiene una vida propia y el derecho de hacer de su capa un sayo y de decidir por su cuenta lo que quiere hacer con su vida. Derecho que, progresivamente, debe irse expandiendo hasta tornarse plenamente efectivo. ¿Cumplen todos los padres con esta condición? Los hay que sí, sin duda. Pero hay muchos que no. Y un padre que reclama, airado, el derecho de educar a su hijo a su manera y de enviarlo o no a la escuela si le da su real gana me temo que no pertenezca al primer grupo.

 

Qué miseria tan grande la de aquella escena de la película Haz lo correcto, cuando una madre soltera, pobre y explotada, ubicada en el último peldaño de la sociedad, no acepta las tímidas y cautas sugerencias de un vagabundo y bondadoso anciano acerca de no ser tan severa con su hijo! ¡Qué agrio, qué poco elegante, qué poco noble, qué poco simpático el gesto cuando dice “nadie me va a decir cómo criar a mi hijo”! ¡Cómo se aferra, con uñas y dientes, a su única, pequeña parcela de poder, al único espacio donde ella manda y decide!

 

En mi opinión, antes que ninguna “libertad” o “derecho”, los padres tienen un deber y una responsabilidad. La de cuidar a sus hijos hasta que los mismos puedan atender “a su defender y a su alimentar”. No debería plantearse así, en los áridos y feos términos de “deber” (tendría que ser un impulso natural), pero es necesario hacerlo ya que tanto se habla de “derecho” y de “libertad” –y son, en todo momento, el “derecho” y la “libertad” de los padres y nunca el de los hijos. Y, además de todo eso, los padres tienen un PODER. Un poder con mayúscula, que es innegable, que es, si se quiere, natural e inevitable pero que debe ejercerse con responsabilidad y que debe ser contrapesado. ¿Cómo? Para empezar, permitiendo y fomentando que el niño tenga otros espacios de socialización y de educación fuera de la familia. En la peor de las escuelas, con los compañeros y profesores más zafios e ignorantes, un niño aprenderá cosas que no podrá aprender con sus padres, aunque estos sean los esposos Curie. Por que el niño necesita un espacio de socialización y de relativa libertad (de autonomía, ya que no de independencia con respecto a la tutela paterna) y ese espacio, actualmente, se lo proporciona, sobre todo, la escuela.

 

Por este motivo, no puedo respaldar la iniciativa de la educación en casa o homeschooling. Podría hacerlo, en el caso de una tribu de gitanos o una aldea campesina, donde los niños interactúan libremente con otros niños vecinos. Pero en la sociedad moderna, donde la familia nuclear tiende a transformarse en una especie de reducto cerrado, donde la desconfianza –cuando no la hostilidad- hacia el vecino es la norma, donde tendemos a vivir cada vez más llenos de miedo, paranoia y soledad, la educación en casa me parece la mejor receta para tener, en la próxima generación, un ejército de Norman Bates.

 

Cabe preguntarse, dicho sea de paso, si estamos hablando realmente de libertad o si estamos hablando de propiedad. El padre de Beethoven sabía lo que era lo mejor para su hijo y el propio Beethoven sabía lo que era mejor para su sobrino. Lo mismo que el padre de John Stuart Mill. Y así les fue.

 

No seré yo quien niegue las críticas que pueden hacerse a la escuela. El bullying es un problema que alcanza proporciones aterradoras en países como Estados Unidos o Japón. Pero si la escuela está enferma es, en buena cuenta, por que la sociedad y la cultura están enfermas y, si ellas lo están, lo estará también la familia. Toda burbuja de cristal termina reproduciendo el ambiente exterior.

 

Como dijo una vez Jean Nicolas Arthur Rimbaud “hay que cambiar la vida”. Hay que lograr un mundo donde los niños de cualquier barrio o aldea puedan jugar en la calle y conocer gente, donde los padres los contemplen felices, sin intentar vivir a través de ellos ni lamentándose por aquello que perdieron al tenerlos, donde tengan oportunidades y vía libre para satisfacer su curiosidad, en lugar de que se mate esa curiosidad con un fárrago de conocimientos inútiles e inconexos. Un mundo con menos padres neuróticos, madres castradoras, profesores crueles, pervertidos al acecho, compañeros abusones y niños histéricos y desgraciados. Y dudo mucho que la iniciativa de la educación en casa sea la mejor vía para llegar a ese mundo. Por último, ya que al inicio de este artículo me permití citar la letra de una canción, quiero terminarlo citando un poema, muy conocido y que viene como anillo al dedo para el tema que nos ocupa.

 

Vuestros hijos no son vuestros hijos.

Son los hijos y las hijas de la vida, deseosa de sí misma.

Vienen a través de vosotros, pero no de vosotros

y, aunque están con vosotros, no os pertenecen.

Podéis darle vuestro amor, pero no vuestros pensamientos

por que ellos tienen sus propios pensamientos.

Podéis albergar sus cuerpos pero no podéis albergar sus almas

por que sus almas habitan la casa del mañana, que vosotros no podéis visitar, ni siquiera en sueños.

Podéis intentar ser como ellos pero no intentéis hacerlos como vosotros

por que la vida no retrocede ni se entretiene con el ayer.

Vosotros sois el arco desde el que vuestros hijos son disparados, como flechas vivientes, hacia lo lejos.

El arquero divisa el blanco en el camino del infinito y os doblega con su poder para que las flechas partan raudas y lejos.

Dejad, alegremente, que su mano os arquee

por que, del mismo modo que ama las flechas que vuelan,

así, también, ama el arco, que es estable.

 

Khalil Gibrán

El profeta

Palabras claves , , , , , , , , , ,
publicado por tsekub a las 14:38 · 10 Comentarios  ·  Recomendar
 
Comentarios (10) ·  Enviar comentario
Solución (fácil y con la zurda): que dejen ir a los niños al parque (a socializarse) una vez que terminen sus clases en casa y hayan hecho su tarea. Más aún, que los dejen ir a donde quieran, incluso inscribirse en algunos cursos que se imparten en escuelas para chusmas comunistas o socialdemócratas. Y que los padres homeschoolingistas sientan (y no sólo sientan: DIGAN) que permitirles todo eso es un DEBER, no un un derecho.
publicado por wg, el 27.06.2008 14:31
Básicamente, los espacios donde los niños pueden hacer vida no familiar son la calle y la escuela. El problema es que la calle tiende a ser muy peligrosa. Pero, claro, puede ser también como tú dices.
publicado por Tsekub, el 27.06.2008 14:51
A ver siendo prácticos las tales escuelas libertarias hoy existentes bajo la filosofía de Ferrer no son más que asociaciones de padres de niños de desescolarizados, homeschooling grupal para que nadie se aburra, ya está.

Una escuela donde aprenden lo que los niños plantean, que no siguen el pensum estatal, donde sus padres voluntariamente los han puesto para educarlos en sus valores -lo que no asegura que los sigan-.

Conozco amigos anarquistas que no simpatizan con el homeschooling al pie de la letra pero lo suponen mejor que la educación obligatoria o proponen otra opción -voluntaria claro- como el de las asociaciones de educación libre, ya dependerá de las decisión que se tome, sin que te obliguen.

Vamos no es tan difícil, repite conmigo: libertad negativa es anarquía :D.
publicado por Fabricio Tedel, el 27.06.2008 16:02
Homeschooling grupal. Exacto. Que puede ser complementado con algunas clases en casa (finalmente, a mayor atención PERSONAL, mejor le va al niño; y por lo general sólo sus padres pueden darle esa atención).

La idea general del homeschooling (individual o grupal) es (según yo): que ni el estado ni la sociedad pueden imponerle al niño un programa de "conocimientos mínimos" para que tenga derecho a ejercer como médico, ingeniero, antropólogo, etc. El famoso Título es una forma de someter y controlar a las personas. En la anarquía, cualquiera que sepa curar podrá ejercer como médico. Ni la sociedad ni el gremio médico ni los pares podrán concederle permiso o quitárselo. El único que puede hacerlo (de facto) es el mercado; i.e., sus clientes-pacientes.
publicado por wg, el 27.06.2008 17:31
Homeschooling grupal es una escuela, del mismo modo que un grupo de solistas es una orquesta. El tema de la titulitis es interesante pero no es, exactamente, de lo que se trata por que hablamos de educación básica y no de educación profesional. No tengo nada contra el homeschooling si el niño tiene otro espacio de autonomía como, por ejemplo, el barrio. Apunto que, desde el punto de vista práctico, esto tiende a ser cada vez más difícil. Fabricio, no sé a qué te refieres con tu "repite conmigo...". Si quieres hacerte el chistosito, puedes probar en el blog de William. Yo tengo muy poca paciencia con las personas que coquetean con las obscenidades dizque liberales.
publicado por Tsekub, el 01.07.2008 14:08
Un saludo, Tsekub. Llevo siguiendo tus páginas ya antes de que me mandaras el mensaje.

Sobre estos no escolarizados, opino que lo importante no es sólo librarse de que el Estado les coma la cabeza, el reto sigue con que sus padres tampoco lo puedan hacer; este derecho a educar a sus hijos fuera del colegio, lo reclaman también los nazis..., así que se ve que en sí mismo no es ninguna panacea.

Educación individualizada sí, pero sin secuestros caseros. Y si encima los secuestradores son liberales alucinados y dogmáticos de estos... Pobres niños, puede que sólo vean sanguinarios socialistas en cuanto salgan a la calle.
publicado por Dadaísta., el 01.07.2008 16:11
Bonita reflexión, Tsebuk. ;)

Aunque respeto el homeschooling, yo también soy bastante reticente por algunos motivos que comentas.

En primer lugar, porque el proceso de sociabilización del niño se retardará muchísimo -gran parte de nuestros amigos se remontan al colegio-, tal y como dices.

Y en segundo lugar, porque es evidente que los padres no pueden dar a sus hijos todos los conocimientos que pueden proporcionar una decena de profesores especializados en sus respectivas materias. Probablemente les transmitirán sus limitados conocimientos y, si no son demasiados, el niño se verá obligado a seguir los pasos de sus padres. La escuela es un punto de superación intergeneracional importante.

Simpatizo bastante con las ideas de Ferrer i Guardia y la escuela racionalista, aunque también albergo mis dudas y, sobretodo, no creo que pueda existir una educación científica y objetiva como pretendía él, y que en cierto modo recoges tú también.

Un saludo.
publicado por Víctor L., el 01.07.2008 20:45
Ahora me doy cuenta de que en el párrrafo que lleva por subtítulo "Crítica de la escuela" he introducido lo que se suele llamar un verbo "sequipedálico", inncesariamente largo y su correspondiente adjetivo derivado: "uniformizar" y "uniformizado", cuando hubiera bastado con "uniformar" y "uniformado" o, incluso, "uniforme".

Por cieto, ni Stewie ni la Sra. Mascaró se han dignado contestar.
publicado por Tsekub, el 07.07.2008 14:37
Contesto aquí por que en su blog dan mensajes de error cuando lo intento.

Notable, cuánta mala leche... Y qué capacidad para irse por el lado de los tomates.

Pero, bueno, si la Sra. vive en un sitio donde su retoño puede jugar tranquilo en la calle, nada hay que objetar. Pero sabe de sobra que la tendencia de la ciudad moderna no es ésa. Y no lo digo yo. No tengo a la mano el libro pero lo dicen los autores de un estudio sobre "A qué juegan nuestros niños?".

Supongo que le molestó que no se pronunciasen, después de citar a Rothbard, las litúrgicas "Palabra de Dios. Te alabamos Señor". :)
publicado por Tsekub, el 28.11.2008 18:45
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Sobre mí
FOTO

Tsekub

Ciencias sociales, filosofía política, artes y letras.

» Ver perfil

Calendario
Ver mes anterior Noviembre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930
Buscador
Blog   Web
Tópicos
» Anarquismo (2)
» Derecho (1)
» Economía (2)
» Educación (1)
» General (9)
» Historia (1)
» Liberalismo (3)
» Paraguay (3)
Nube de tags  [?]
Secciones
» Inicio
Enlaces
» A las barricadas
» Autonomía (fanzine)
» Caníbal
» CNT
» Contraeconomía
» El libertario (Venezuela)
» El único
» Kurupí
» Los nietos del Papa
» Los nietos del Papa (con ruido)
» Mutualismo
» Vecindad Autopsia
» Ninfa Duarte
» Jakembó
» Orden natural y espontáneo
» La Alcarria obrera
» Antorcha
» Periodismo paraguayo
» Agua, ¿oro azul?
» Rafael Uzcategui
» Sueño libertario
» Social Demencia
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad